VALENTÍN DÍEZ MORODO. El mexicano al que todos los españoles quieren

Amigo de Juan Carlos I y Felipe VI, Valentín Díez Morodo lleva la batuta de las relaciones empresariales entre México y España. Un hombre de negocios que dirige, aconseja o es parte de 15 de las empresas más importantes de ambos países.

 

 

En su último viaje, nos descubre en exclusiva que no todo en la vida es hacer negocios. Disfrutar del fútbol en el palco del Real Madrid o del Atlético, ir a comer mariscos a La Trainera, cenar en Casa Lucio o viajar a un pequeño caserío del norte del país para visitar la cuna de sus ancestros, son sólo algunos de sus placeres ibéricos.


No hay empresario del IBEX 35 (la bolsa de valores española) que no sepa quién es don Valentín. Y eso se nota en cuanto pone un pie en España. Su agenda es un sube y baja de reuniones y más reuniones en embajadas, ministerios de gobierno, cámaras de comercio, en los consejos de Inditex, Telefónica, OHL… Una celebridad en los negocios hispano mexicanos que comenzaron cuando se propuso llevar la cerveza Corona a todo el mundo, incluida España. De la experiencia y las relaciones que surgieron con semejante tarea, el prestigio de Díez Morodo creció como la espuma así como el caché de sus consejos y asesorías a ambos lados del Atlántico.


Celoso de su vida privada, poco amigo de entrevistas y periodistas, don Valentín cede ante la insistencia y nos cita en el Hotel Villa Magna de la capital. Es su refugio habitual, se siente como en casa y así nos recibe. Cercano y relajado, nos sorprende verlo por primera vez sin traje y corbata. Todo apunta a una charla sincera.


RELACIÓN CON LA CASA REAL


Desde su llegada al trono en 1975, Juan Carlos I sabía que el networking con los poderosos del mundo sería vital para una España aislada por el franquismo. Una estrategia que a lo largo de sus 39 años como rey le llevó a fraguar amistades clave, desde monarcas del Golfo Pérsico como el actual rey Salman de Arabia Saudita hasta algunas personalidades y multimillonarios de Iberoamérica. Con gran olfato, el rey descubría quién podría abrir puertas a sus compatriotas; tratándose de México, el empresario Diez Morodo era alguien a tener muy en cuenta. Por su quehacer en el Grupo Modelo, por su influencia española, lo cierto es que durante los últimos 30 años la relación de don Valentín con la Casa Real española no sólo se fortaleció, sino que, como él mismo asegura, se convirtió en amistad.


Dicen que con Juan Carlos I tenía usted la llave del Palacio de la Zarzuela…
Mi relación con el padre del Rey actual es una magnífica relación de muchos años. Me concedieron el gran honor de la condecoración de la Gran Cruz de Isabel la Católica, al igual que a mi padre le dieron ese reconocimiento.
 

¿Qué tal es su cercanía con Felipe VI?
Al rey Felipe me tocó conocerlo desde muy joven, cuando él estudiaba en EEUU, en la Universidad de Georgetown (Washington). Él solía en aquel tiempo de cursos de capacitación, visitar México y es cuando nos empezamos a conocer. Es más, ayer tuve la ocasión de saludarlo y una vez más tenemos un afecto que de mi parte es plenamente correspondido.
 

No es fácil toparse con el rey de España así como así….
Ayer lo vi en la inauguración de la temporada de ópera en el Teatro Real. Me dio mucho gusto saludarlo y además lo felicité por este reciente viaje que acaba de hacer por América, que sin duda va a traer grandes beneficios para España. 

 

¿Cómo es la reina Letizia en cortito?
A la reina Letizia la he estado tratando más desde esta etapa previa a ser reina y ahora como reina también. Desde la visita de Enrique Peña Nieto a España y después cuando ellos estuvieron de visita oficial en México. En ambos casos con mucho afecto hemos tenido trato con ellos y la verdad que para ellos solo tengo palabras de agradecimiento por el trato que nos ha dado.


PLACERES IBERICOS

 

España está para comérsela y disfrutarla, más si se trae la billetera llena o una buena tarjeta negra. Un país con verdaderos templos de la gastronomía, algunos de vanguardia y otros más tradicionales, que vuelven locos a sus 47 millones de turistas anuales. Hay mexicanos como Valentín Diez Morodo, que nunca entró en la categoría de turista, pero al que le gusta disfrutar del buen comer y de otros placeres ibéricos, como el vino, el fútbol o simplemente pasear por sus pueblos. 


No me negará que en este país se come de lujo…
¡España es uno de los países más difíciles para conservar la dieta! Si te vas por regiones, por el rumbo del Bierzo y de León, la cecina de ahí es espectacular. En Madrid tengo magníficos amigos restauranteros, los cuales en su momento tuve que contactar para introducir las coronitas, como La Trainera, donde se come muy buen marisco, o Casa Lucio, El Paraguas y muchos más. Restaurantes de muy alto nivel, como Zalacaín, que está detrás de la residencia de nuestra embajadora; o La Paloma, en otro plano más popular.
 

Comida de lujo que hay que acompañar con vino de lujo…
De vez en cuando vamos a Vega Sicilia para importar y consumir estos vinos en México. Con ellos tengo una magnífica relación [Díez Morodo es parte del consejo de Bodegas Vega Sicilia]. ¡Pero no sólo eh! Vega Sicilia es una bodega prestigiada, una firma única, pero también podemos ver la presencia de otros fabricantes y de los vinos españoles en México. Tenemos Ribera de Duero, Riojas, que hoy compiten con cualquier otro vino europeo.

 

Habla y defiende estos productos como si fuera español…
No lo soy, pero si viajas al año tantas veces, en viajes de cuatro o cinco días... La verdad que me paso el día a día aprendiendo más y observando otros sectores de la economía española, como el sector automotriz, el aeronáutico y también el alimenticio, muy atractivo para México.
 

¿Y a dónde va cuando tiene antojo de unos buenos tacos?
Hay que destacar la importancia que los restaurantes mexicanos han adquirido aquí, de hecho la verdad que ni tengo que salir del Villa Magna, porque la muestra gastronómica que nos está dando el hotel especializada en tacos, de todos los colores y sabores, está muy bien [se refiere al festival Street Food México de Daniel Ovadía presente desde agosto]. Me gustan a mí, pero también a la gente que se encuentra en el hotel y que ves cómo los están disfrutando.
 

Dicen que los españoles cuando cierran de verdad un negocio es en la sobremesa, ¿lo confirma?
Yo no, porque cuando voy de trabajo, normalmente no hago sobremesas. Pero cuando voy en plan de relajamiento entonces ya es otra cosa.
 

Entonces no todo son negocios…
Bueno, en alguna que otra ocasión.

 

¿Cómo se divierte cuando está en España? ¿Se va a los toros?
En mi caso, más que los toros, mi verdadera distracción es el fútbol. Cuando estoy aquí y coincide con que hay algún partido, suelo ir a verlo. Tengo muy buenas relaciones con los amigos del Atlético de Madrid y también con los del Real Madrid.

 

¿De qué platica con Florentino Pérez o Enrique Cerezo?

Somos muy buenos amigos y procuramos en esas reuniones deportivas no hablar de fútbol. Cuando estoy por aquí y tenemos oportunidad de reunirnos o tomar un café juntos, lo hacemos con mucho gusto.

 

¿Qué tal se ve el fútbol desde el palco del Real Madrid?
Se ve muy bien, al igual que desde el palco del Atlético de Madrid y desde el palco del Toluca. Allí también tenemos muy buenas botanas mexicanas. 


¿Invertiría en algún equipo de fútbol español como Carlos Slim?
En materia de inversión estamos en un momento crucial porque en febrero de 2017 el Toluca cumple 100 años de su fundación. Vamos a hacer un nuevo estadio que va a aumentar la capacidad del Toluca de 20 a 32 mil lugares y va a ser un orgullo. Primero me deja celebrar el centenario y acabar ese estadio y después le digo.


Usted es consejero de Inditex, ¿viste ropa de Zara?
¿Quién sabe? Habría que ver el diseño, el color, el sabor, de todo un poco… Lo que sí hago es visitar las tiendas, no sólo de Zara, también no se olvide que Massimo Dutti es del grupo y hay otras marcas más. Formo parte del consejo de algunas empresas españolas establecidas en México, una de ellas es Inditex. Te puedo decir que me siento muy orgulloso de pertenecer a esa empresa y su expansión y su éxito es un motivo de orgullo y satisfacción. Existen otras como Telefónica con magníficos resultados también. Donde me han hecho el favor y gran honor de participar como miembro del consejo, trato de cumplir y de aprender, porque todos los días se aprende algo nuevo.

 

¿Aprendiendo de moda, de ropa?
De todo, no me la pruebo, pero sí veo los diseños.


Con tantas responsabilidades, ¿le queda tiempo para ir a comprarse su ropa?
En eso sí soy exigente. Soy mercadólogo y lo hago yo solo. Ahí sí no me dejo asesorar. En general tienes sastres que te hacen los trajes a medida, pero por otro lado también ya tienes tus tiendas favoritas en México… grandes almacenes, pero no te voy a dar los nombre. Y en España también de hace muchos años, ya tengo mis tienditas donde me vengo a surtir de algo de ropita, moderadamente.


Usted es patrono internacional del Museo del Prado… ¿usted compra arte? ¿Prefiere sólo contemplarlo?
Me gusta mucho visitar el Museo del Prado, muy orgulloso de haber sido invitado al patronato. No soy un comprador de obras de arte, pero sí de visitar museos y aprender cada día más. Aquí formo parte también del consejo del Instituto de Empresa y con la propia Universidad Iberoamericana mantenemos una relación muy estrecha, intercambiando estudiantes. Y es que algo que quiero destacar es el aspecto educativo. Estamos hablando de innovación y tecnología, pero hoy una de las cosas que más nos debe preocupar a todos es el adiestramiento, la capacitación, la educación de los jóvenes.

 

¿En qué nivel estamos en México?
Tenemos mucho que avanzar, nos faltan muchos esfuerzos por realizar.

 

SÓLO NEGOCIOS

 

Nacido el 1 de junio de 1940, fue uno de los alumnos más aventajados y constantes del Instituto Patria de Polanco, de donde egresaron otros empresarios como Emilio Azcárraga Milmo. Cuando llegó a la universidad, le tocó ser parte de la primera generación de licenciados en Administración de Empresas en la Iberoamericana, para después terminar su formación con un postgrado de Marketing, ventas y recursos humanos en la Universidad de Míchigan. Su destino estaba marcado en el Grupo Modelo, donde su padre Nemesio Diez fue uno de los artífices de su consolidación.

 

Desde 1966 está vinculado a dicha empresa, primero como Director General de Ventas y Exportaciones y ahora como consejero propietario del grupo. Se aventuró a hacer de una cerveza mexicana una marca global y lo logró. Un caso de éxito del que se siente orgulloso y que hasta se estudia en la Universidad de Guadalajara en una cátedra desde 2011. Por eso, a sus 75 años, cobra –y muy bien- por sus consejos. En España y México, los grandes empresarios saben que si quieren invertir o expandirse, él puede ser la clave.


¿Se ha tomado la inversión española en México como un reto personal?
Tiene algo de parte sentimental, pero en el CEHIME que se encarga de esas relaciones México-España lo estamos haciendo de manera directa. Para ser muy honesto, para mí ha sido un reto pero a la vez una gran satisfacción. Me tocó la tarea de desarrollar todo lo que fue la internacionalización de la cerveza Corona en todo el mundo, con la satisfacción y hablo sólo de la exportación, después de 20 años de luchar en distintos países, finalmente la dejamos presente en 189 países.

 

¿Qué tipo de consejos le piden?
Cuando tú vas a ingresar a un país extraño y desconocido, tienes que por un lado tocar la puerta de las embajadas, consulados y oficinas comerciales como ProMéxico que ya está presente en muchos países. Fue la política que yo seguí durante todos esos años con la cerveza. La mejor forma de conseguir resultados es trabajar en equipo, fue una de las cosas que fomentamos nosotros. En aquel tiempo teníamos a BANCOMEXT y en los consulados y embajadas siempre tenían una oficina comercial a la cual tocábamos la puerta y ya después juntos buscábamos quién era el importador adecuado, qué requisitos teníamos que cumplir y ya que estábamos, cumpliéramos con nuestros compromisos y obligaciones.


Negocios que implican manejar muy bien esa diplomacia cultural.
El caso de España fue muy especial, porque cuando quise introducir la marca Corona me encontré con que no podía venderla. La marca ya estaba registrada y tuve que iniciar un largo periodo de negociaciones con los amigos de Bodegas Torres de Cataluña, porque ellos tenían registrada esa marca en su empresa de vinos. A la par de que en la riojana Bodegas CVNE también había algo de presencia de esa marca. Finalmente hubo una solución muy agradable. Uno de nuestros colaboradores nos sugirió: ‘OK, no puedes llamarle de esa manera, pero en México todo es chiquito, bonito, ahorita, manito… ¿por qué no Coronita?’. Aquí ha sido un éxito total. Pero si algún día aparece Corona normal, podemos aplicar 
el dicho: “Corona y Coronita, tan buena la grande, como la chiquita”.


¿Cómo perciben los españoles a México? ¿Les da miedo la inseguridad?
No vamos a negar que padecemos el problema de la inseguridad pero tampoco es justo ni correcto, generalizar un problema de ese tipo cuando está perfectamente localizable y es por regiones, y en muchos casos se puede mencionar por estados. No es justo para un país como el nuestro que está demostrando una estabilidad en todas sus variables macroeconómicas (hablemos de inflación, de deuda, de tipo de cambio, de reservas…) México es envidiado en todo el mundo. Estamos en un gran momento y es uno de los países favoritos para captar inversiones. Generalizar que en México hay inseguridad. No estoy de acuerdo y no lo comparto.


¿A los inversionistas extranjeros no les preocupa ese tema?
En CEHIME y en el Consejo Empresarial Mexicano de Comercio Exterior (COMCE) nuestro papel es estar pendientes de toda la inversión extranjera que va a México para darle la orientación adecuada y que no puedan ser víctimas de una cosa que les cause problemas por desconocimiento…


Los descendientes de los españoles que fueron a hacer negocio en México ahora vienen a España a invertir. ¿Se cambiaron los papeles?
Es muy lógico pensar que ahora quieran venir a España. Aquí encuentran lazos consanguíneos, experiencias de distintos sectores que ya se han desarrollado. Está pasando, con empresas de todos los rubros desde Cemex, Cinépolis, Televisa –que lleva tiempo aquí-, Gruma en el sector alimentos que acaba de ingresar. Hay una muestra de que hay oportunidad para todos.


¿Invitaría a los jóvenes empresarios mexicanos a España?
No importa el tamaño, el objetivo es que PYMES creen empleo, que la gente sin trabajo pueda salir adelante, combatir la pobreza, que es la única forma en que todos podemos vivir en paz y tranquilidad y que hagamos que nuestro país progrese. 


En su caso, no tiene hijos. ¿Quién será su sucesor?
He integrado asociaciones con expertos que me ayudan a manejar esos negocios, consejos, fundaciones, esas actividades en las cuales estoy metido. Pensar que una sola persona puede de manera individual llevar a cabo esas funciones sería un gran error. Tengo un magnífico equipo de trabajo que hasta en los mismos consejos me representan, consejeros substitutos. Mi teoría siempre ha sido: Individualmente no llegamos a ningún lado, siempre en equipo, todos coordinados y hacia un mismo fin.

 

LOS 30 CARGOS DE VDM
 

El Consejero. La influencia de Valentín Diez Morodo en la economía mexicana impacta en el 3,4% de su producto interno bruto. Como calcula la revista Expansión, las 15 empresas de las que es consejero suman 550,000 millones de pesos de facturación. Consejero propietario de Grupo Modelo y de AB InBev, vicepresidente del consejo de administración de Kimberly Clark de México y del grupo Aeroméxico, consejero del Grupo Financiero Banamex, Acciones y Valores Banamex, International Advisory Board Citigroup, Grupo México, Grupo Kuo, Grupo Dine, Mexichem, así como de las filiales de las españolas Telefónica, grupo Inditex y en Bodegas Vega Sicilia.


El Presidente. Además de ser consejero, toda una responsabilidad que exige mínimo 3 o 4 reuniones anuales, es presidente de organismos que, en algunos casos, él mismo fundó y que sirven en gran parte para entablar relaciones entre empresas y gobiernos. El Consejo Empresarial Mexicano de Comercio Exterior, Inversión y Tecnología  (COMCE), el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO), el Comité Bilateral México-España y el Consejo Empresarial Hispano Mexicano (CEHIME). 


El Patrono. Valentín Diez nos explicó que para él la educación y la capacitación son vitales para el desarrollo de un país. Por eso, añade a sus responsabilidades el ser presidente de la Asamblea General de Asociados de la Universidad Iberoamericana y, en España, patrono internacional del Museo del Prado y consejero internacional del Instituto de Empresa.

 

*** Este artículo fue publicado en la revista Quién (México)
*** © Todos los derechos reservados

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas

Españolas en el NAICM: 1.300 millones de euros en contratos

1/1
Please reload

Entradas recientes
Please reload

© 2018 Lourdes Téllez. Periodismo freelance desde Europa.